José Sabat Srur, Candidato a la Alcaldía

Hablar de Villa Alemana es hablar de raíces, arraigo al lugar, y por cierto, una identidad genuina que no es común apreciar. Sus característicos molinos, su gente, su territorio es lo que nos hace a los villalemaninos sentirnos orgullosos de nuestra comuna.

Día a día compartimos espacios públicos, avenidas y calles, generando un clima armonioso que muchos en Santiago se quisieran. En Villa Alemana todos nos conocemos y esa cercanía es nuestra mayor fortaleza. Decir que nuestra tierra no tiene identidad, es no conocer su historia, el territorio, ni su gente. Es sencillamente no tener conexión real con quienes habitan este lugar, ni menos con su entorno. Es mirar esta tierra desde una perspectiva lejana, facilista y poco constructiva.

Durante estos últimos años hemos visto como Villa Alemana ha crecido. Centros de salud pioneros en la región de Valparaíso y una atención primaria de calidad es parte de un avance sostenido que ha tenido nuestra zona. El Compromiso permanente de los trabajadores municipales con la colaboración de la comunidad generan positivos resultados.

Al hablar de identidad, sin duda alguna no podemos dejar de pensar en nuestros adultos mayores y la importancia que han tenido para el desarrollo de Villa Alemana, es por ello, que somos reconocidos como una de las ciudades con mejor calidad de vida. Y cómo no recordar que somos la ciudad de la eterna juventud, y en honor a ese logro, nuestros adultos mayores siguen joviales y a gusto en nuestra zona.

Por años, hemos sido destacados como una de las comunas del país con mayor crecimiento y eso se debe a la ética intachable, figura identitaria de nuestro municipio. Además, nos hemos consolidado como la ciudad abierta al deporte y actividad física, con espacios públicos acordes a distintas disciplinas, destacando exponentes no sólo a nivel local, dejando en lo más alto el nombre de Villa Alemana en el mundo.

Somos una gran ciudad, qué duda cabe. Y los desafíos del futuro se deben proyectar con esta identidad. No perdiendo el camino que ya se ha comenzado, sino que, trabajando bajo el cimiento de la ética, la calidad y el trabajo permanente. Más hechos menos palabras.

Así que considero que hablar de Villa Alemana como una ciudad sin identidad, es simplemente reconocer públicamente que no conoce estas tierras que tanto amamos.

Share This